EL HERALDO conoció que el cantante de vallenato, Alfonso Stummo, tuvo que entregarse a la Fiscalía porque el ente investigador emitió una orden de captura en su contra como presunto responsable del delito de hurto por medios informáticos.

La mañana de este martes, Stummo tomó la decisión de hacerle frente a la situación y entregarse en la URI de la Fiscalía en Barranquilla, acompañado de su abogado. Quería salir lo más pronto posible del problema jurídico en el que se metió, al parecer, por culpa de un tramitador que hizo una mala jugada a la hora de hacer el traspaso de un vehículo del cantante.

En diálogo con este medio vía telefónica, Alfonso Stummo confirmó que hace un año lo llamaron de la Fiscalía desde Bogotá para notificarlo del proceso y de la orden de captura, lo que lo sorprendió, pues, según él, siempre ha actuado de manera correcta.

“Hace unos años, cuando tuve mi primer carrito, yo lo traspasé, pero debía pagar unos comparendos. Para ese proceso contraté a un gestor que me ayudara y él me dijo que me tenía una buena noticia, que consiguió una rebaja del 50 por ciento. Yo le dije que de una”, relató el intérprete de ‘En carne propia’ y ‘Un mar de besitos’.

Según Stummo, cuando el funcionario de la Fiscalía le contó de qué se trataba, comprendió todo. “Él me dijo que habían pagado unos comparendos a nombre mío con la tarjeta débito de otra persona. Enseguida me acordé del gestor. Yo lo busqué e hice que hiciera una declaración juramentada en la que dijera que él fue el que pagó con esa tarjeta”, explicó el cantante, quien además precisó que a pesar de esto él debía presentarse a la Fiscalía a dejar claro lo sucedido.

“Yo de vainas sé prender un computador, cómo voy a tener un proceso por ese delito”, expresó.

Tras pasar toda la tarde haciendo las diligencias de judicialización, la Fiscalía consideró que Stummo no debía permanecer en la URI y por eso la noche de este martes le permitieron retornar a su casa.

“Él (el tramitador) tiene que responder. Yo confío en que él haga lo que tiene que hacer porque esto hay que aclararlo”, dijo el cantante.

EL HERALDO conoció que el monto de la defraudación no supera los dos millones de pesos y que es un proceso que lleva, aproximadamente, siete años.